Your address will show here +12 34 56 78
Nanotecnología y aceite de soja para fabricar espumas aislantes
Científicos del CONICET y una empresa argentina están trabajando en el desarrollo de espumas aislantes nanoestructuradas a partir de recursos renovables que reemplazarán a las convencionales.
Investigadores del Instituto de Tecnología en Polímeros y Nanotecnología (ITPN - CONICET - UBA) han desarrollado espumas aislantes a base de aceite de soja y distintos nanomateriales que ofrecen mejores propiedades mecánicas y térmicas. Éstas servirán para reemplazar a las espumas rígidas de poliuretano que son fabricadas a partir de derivados del petróleo y para las cuales sólo se utilizan insumos importados. Hasta el momento, las espumas rígidas de poliuretano son el mejor aislante térmico conocido y, es por ello, que se emplean en la construcción como material aislante, impermeabilizante y aislante acústico.

Esta novedosa idea que surgió hace unos 5 años y ha contado con la colaboración de investigadores del INIFTA (CONICET - UNLP) propone desarrollar espumas de poliuretano utilizando precursores derivados de recursos renovables (aceite de soja y aceite de ricino) combinado con distintas nanoestructuras (nanocelulosa bacteriana, nanosílice y nanoarcillas). Entre las ventajas comparativas que se pueden destacar con respecto al poliuretano convencional, además de la ya mencionada utilización de recursos renovables para su elaboración, se encuentran los bajos costos de producción y mejores prestaciones frente a la inflamabilidad.
  • Text Hover
Al referirse al estado actual del proyecto, el Dr. Leonel Chiacchiarelli, investigador del ITPN y responsable de la idea, afirmó: “Necesitamos escalar el proceso de forma competitiva; es importante encontrar el camino más efectivo que involucre la menor cantidad de ensayos y estudios para comprobar su eficacia”.

En caso de ser exitoso este desarrollo innovador, le permitirá a la Argentina fabricar paneles aislantes con insumos nacionales, ya que toda la cadena de valor está presente en nuestro territorio. Entre los posibles demandantes de esta tecnología, se encuentran la industria del poliuretano proyectado que cuenta con más de 100 empresas PyMEs en nuestro país, la industria de los paneles termoaislantes y la industria de inyección de heladeras y otros electrodomésticos. La idea de sus desarrolladores es transferir el know-how a un productor local para que se haga cargo de la producción, comercialización y distribución del mismo.